En mi última analítica de abril 2017 me había salido ácido úrico alto. No demasiado pero arriba.

Tener alto el ácido úrico implica directamente a la alimentación.

A diario cenaba espinacas en busca de quercitina, de vez en cuando tomaba alcohol y una serie de cosas que elevaban mis niveles de ácido úrico. No podía ser otra cosa.

La estrategia para bajarlo no fue cambiar mi alimentación sino aumentar la eliminación.

Dos partes de cada tres de ácido úrico generado procede de la autogeneración por la destrucción de células.

Por más que cambiara mi alimentación no iba a reducir esas dos terceras partes.

El pH de la orina

Mi vía de evacuación sería la orina pero según el pH de la misma se evacuaría más o menos ácido úrico.

Es decir, orina ácida elimina poco ácido úrico. Orina alcalina elimina mucho ácido úrico.

Alcaliniza tu pH

No puedo checar mi pH una vez al año solamente y por eso me compre unas tiras reactivas en Amazon bastante baratas que marcaban el pH en unos segundos.

Las probé con mi orina y también con la orina de mi hijo y se vio claramente la diferencia.

Mi hijo de 6 años tenía un pH de 7 mientras yo estaba anclado al 6.

Por más que comiese alcalino mi orina era ácida.

Además noto como huele cuanto más ácida es!! Y gracias a las tiras reactivas pude ver como no avanzaba por ese camino tan solo comiendo alcalino.

Había que dar un golpe de timón.

Tenía que hacer algo que alcalinizaras realmente mi orina para así conseguir depurar más cantidad de ácido úrico con la misma cantidad de orina.

Para Alcalinizar

Tengo 2 opciones:

Beber agua con limón

O beber por las mañanas un vaso de agua con bicarbonato.

Que voy a hacer?

Primero voy a empezar con el limón y voy a observar mi orina.

Si consigo alcalinizar lo veré en las tiras y si no lo consigo pasaré al plan B: bicarbonato sódico.

Tanto en un caso como en el otro contaré aquí los resultados.

Te los vas a perder?

 

Si te gustó, Compartelo!!