Viviendo en una residencia de estudiantes a la edad de 14 años el bullying escolar puede acabar con tu futuro así que no te queda otra que tener un kit.

Antes de que leas esta historia te recomiendo que leas esta otra donde entenderás porque siempre llevaba conmigo un kit de supervivencia. Si ya lo hiciste continua leyendo.

En mi residencia estudiábamos, comíamos y dormíamos.

Teníamos de todo! hasta un aula para ver televisión!

Se trataba de una residencia pública así que de recursos siempre andaba cortita pero al menos era gratis.

La escuela era muy antigua y tenía 2 modulos de habitaciones.

El módulo viejo eran habitaciones con 2 literas, un escritorio, una taquilla para cada alumno y una ventana pequeña con rejas por la que no podías ni tan siquiera asomarte.

 

Con esa descripción te imaginarás que nadie la llamaba residencia ni habitación.

Entre los alumnos se la conocía como “el zulo”

El zulo contaba con muchas habitaciones, duchas  y zona de aseos comunes de forma que lo primero que hacía la gente en cuanto terminaba de comer era ir a evacuar.

Los inodoros comunes estaban limpios la primera media hora después de las comidas. Ir mas tarde a sentarse allí era casi un suicidio de lo asqueroso que se ponía.

Raro era encontrarte a alguien allí pasadas las 16:00 Hrs aunque si tenías una emergencia ya sabías que te tocaba limpiarlo bien antes de usarlo.

El hotel

El primer año de residencia me tocó estar en los zulos pero poco tiempo.

A los que nos portábamos bien nos premiaban enviándonos a vivir al hotel.

El hotel era la segunda residencia de reciente construcción que se encontraba en el otro ala del edificio.

Si estabas en los zulos lo mejor era que nunca visitases el hotel porque te generaría sensación de impotencia y malos pensamientos.

El ver como vivían los que allí estaban alojados comparativamente hablando con los que habitaban los zulos era cuando menos denigrante.

A mi por suerte me mandaron pronto al hotel, donde disfrutaba de 2 camas, 2 escritorios largos, 2 armarios y un baño completo en mi misma habitación. Teníamos hasta calefacción!!!

El único pero era que el baño no estaba dotado del tan imprescindible, útil e inseparable bidé.

Aquello no podía suponer un problema!!

Ahora que estaba en el hotel no podía quejarme para que me retornaran a los zulos por lo que tocaba ajo y agua. (A joderse y a aguantarse)

El kit de supervivencia

El kit de supervivencia ya existía cuando vivía en los zulos con la diferencia de que nadie venía a visitarme.

En los zulos vivía sólo y mi kit andaba siempre allí preparado para cuando lo necesitase y nadie tenía por que verlo.

Pero en el hotel tenía un compañero de habitación y ademas muchas visitas de gente de los zulos que necesitaba usar lo que allí no tenían como por ejemplo un inodoro limpio después de las 16:00 Hrs

El kit de supervivencia estaba compuesto por una palangana con el diámetro interior exacto que encajaba en el asiento de mi inodoro y las alas de la misma reposaban sobre la tapa para sentarse dándome la posibilidad de sentarme encima sin que se cayese hacia abajo.

El kit incluía una toallita de baño de las pequeñas para asearme y un jabón especialmente diseñado para zonas íntimas.

Mi compañero de habitación era un gallego apodado El Banderas, pero no porque se pareciese a Antonio Banderas sino porque tenía el pelo largo y  era tan feo que la broma era que se parecía al aborto de Antonio Banderas.

Era como como una caricatura de Antonio Banderas

El Banderas era todo un lider social!

Gracioso y chistoso! todos lo respetaban y además le echaba mucho arte al tema del ligoteo y ligaba mucho!

El Banderas descubrió mi kit de supervivencia y una vez entendió para que servía no pudo reprimir sus instintos circenses.

La siguiente vez que ví mi palangana tenia dibujado con rotulador un pene y una frase debajo que decía:

HIGIENIZADOR DE CULOS

ACME

En todo el centro de mi palangana!

Menudo hijo de puta! me hizo gracia hasta a mi!

Por supuesto fue cuestión de minutos el que pasara por allí alguien que entró al baño y vio el dibujito por lo que en unas horas ya era vox populi que yo tenía un higienizador de culos marca ACME.

Menudo cachondeo.

 


Asimilarlo o morir

No quedaba otra!

Comprar una palangana nueva era repetir la historia y borrarlo también con el trabajo añadido de eliminarlo así que mi opción fue no hacer nada, reírme y continuar con mi vida normal.

Allí siempre venía algún vecino que quería ver la gracieta del Banderas hasta que un día llego el que no era bienvenido ni en su casa.

El que se dedicaba a ir haciendo bullying a todos los más débiles en la residencia: EL PALETA

El Paleta era un tio fornido y grandote. Cejijunto y brutísimo.

Para mas inri era de Barbate. Vamos! todo un regalito!

Buying escolar

Teníamos un grupo guapo formado por unos cuantos colegas que venían de los zulos todas las tardes después de cenar.

Nos metíamos en nuestra habitación y jugábamos campeonatos de Tekken en la Play Station hasta las 00:00, hora en que los vigilantes de la residencia daban el toque de queda y echaban a cada uno a su hotel o a su zulo correspondiente.

Desde las 21:00 hrs que acababa la cena hasta las 00:00 hrs nos volvía el hambre fruto de los pocos recursos de la residencia que al menos era gratis y lo que hacíamos era coger del comedor varias piezas de fruta para después comérnoslas en la habitación mientras jugábamos a la play.

El día del bullying

El hotel era un pasillo con puertas a los lados y si alguien entraba gritando se oía en todos los cuartos perfectamente.

Allí nos conocíamos todos y sabíamos que a nuestra tercera planta nunca venían los folloneros pero aquella noche se oyó de entrar dando voces al paleta.

YA ESTOY AQUI!!! decía

EL QUE NO ME ABRA SE ENTERA!!!

Iba aporreando las puertas y en mi habitación había gente de los zulos que tenía que estar con el allí día sí y día también.

Por miedo de que se enterase que estando allí no le había abierto la puerta y recibir represalias alguien de mi habitación le abrió al paleta.

El paleta entró como elefante en una cacharrería en plan ESTO QUE ES??!! CONTROL!!

Cogió mi manzana que había traído de la cena y le dió un bocado. Hijo de puta! pensé yo

Al momento le dije NO!! NO TE LA COMAS!!SE HA CAÍDO AL SUELO DEL BAÑO Y HAY QUE LAVARLA!!

El paleta escupió toda la manzana que tenía en la boca y la proyectó sobre la ventana dejándola llena de trocitos de saliva y manzana masticada.

QUE ASCO!!

Salté raudo y veloz! JODER!! VIENES AQUÍ A JODER?? ESO LO LIMPIAS!!

El paleta no estaba acostumbrado a que nadie le hablase así y le pilló por sorpresa.

-DAME UN TRAPO QUE LO LIMPIE dijo

Miré a mi alrededor y no me lo pensé. Agarré la toalla del higienizador de culos ACME y se la di.

Todos se quedaron congelados al verlo porque todos sabían que aquella era la toalla de MI culo. Además ya era jueves y la ropa se entregaba a la lavandería los viernes por la mañana así que imagínate lo demás tú solito!

El paleta limpió la ventana y acto seguido se limpió la boca con la misma toalla y se marchó dando un portazo.

El silencio ocupó la habitación y cuando enfiló las escaleras abajo se le escuchó gritar ya en la segunda planta.

Fue entonces cuando los miembros de la habitación rompimos en una carcajada al unísono descojonándonos de risa por el suelo que incluso el paleta desde la segunda planta nos tuvo que oír.

JÓDETE CABRÓN!!

Ese hijo puta tuvo que enterarse de algo al poco tiempo y de la vergüenza no volvió nunca más para molestarnos.

En el fondo  todos los que hacen bullying a los mas débiles son unos putos cobardes. No lo olvides.

A veces hay que plantarse y echarle huevos. Lo más que te puedes llevar es una ostia. Nada más

 

 

Si te gustó, Compartelo!!