El café tiene efectos sobre nuestro cuerpo, nos mareamos si nos falta a veces, nos pone eufóricos otras pero como actúa sobre la insulina? 

Recientemente están saliendo a la luz opiniones contrarias sobre café.

Unos dicen que es bueno porque es antioxidante, otros dicen que no lo es tanto porque aumenta la resistencia a la insulina.

Yo me estuve empapando de tantos artículos como uno puede leer poniendo en google café e insulina y encuentras tantas opiniones como entradas.

En lineas generales podría decir que es algo sin lo que directamente no podría vivir, es decir, yo funciono con café al igual que mucha gente.

Lo que realmente me importa de esta infusión es lo que voy a detallar a continuación y como he procedido en consecuencia.

El café es antioxidante

No lo pienso poner en duda. Hay numerosas investigaciones que lo ponen de manifiesto.

Tiene poderes antioxidantes tan poderosos que no hay ninguna fruta capaz de igualarlo.

El Café es la Principal Fuente de Antioxidantes en la Dieta Norteamericana

Ver entrada CLICK AQUÍ

Pero también es cierto que hay mucha literatura sobre los efectos del café sobre la insulina.

Concretamente se habla sobre el de después de las comidas  en el que cuando la insulina está trabajando y nosotros lo añadimos como postre contrarrestamos el poder de esa insulina obligando al páncreas a inyectar más.

Estudios  muestran relación entre el consumo de café con cafeína, la regulación del azúcar en la sangre y problemas de sensibilidad a la insulina después de las comidas

Con toda esta literatura y muchos mas textos que había leído estaba en una encrucijada.

Por un lado quiero los antioxidantes y por el otro no quiero la insulina extra.

La solución es cambiar el orden de los factores

Eso es lo que decidí hacer!

Tomar café antes de la ingesta de alimentos y durante la posterior ingesta tomar té verde.

Así a bote pronto puede sonar un poco raro pero te detallo que es lo que llevo ya haciendo 3 meses y después hablamos de como me siento.

  • Al despertar  lo primero que hago es tomar mi café matutino. Solo y sin azúcar.
  • Salgo a correr en ayunas si me toca ese día. Normalmente a las 9:00 AM.
  • Cuando regreso tomo 425 mgrs de metformina y bebo agua.
  • Hago 10 minutos de estiramientos y me voy a la ducha.
  • Cuando regreso preparo mi desayuno. Normalmente tostado sin gluten, unos días con mantequilla otros días con aceite de oliva virgen extra y ajo.
  • Preparo té verde, con una rama de canela y una ramita de hierva buena al que añado un chorrito de leche un un poco de brandy.

Con esta rutina no renuncio a mi café matutino para arrancar, no renuncio a los antiox y evito disparar la insulina extra por beberlo tras la comida.

Por ahora me va bien!

Entreno bien, no siento ninguna debilidad, mantengo mi peso y mi forma.

A dia de hoy y tras 3 meses haciéndolo no puedo hablar de ningún suceso derivado y negativo que pudiese endosar a esta práctica.

Cada día estoy más convencido de que la insulina es el autentico enemigo al que combatir pero sin el que no podríamos vivir y ahora sencillamente me va bien este cambio de hábito

Te recomiendo que le eches un ojo a los artículos en los que hablo de la insulina y quizás llegues también a la misma conclusión. CLICK AQUÍ

 

Si te gustó, Compartelo!!