La gran cena rusa de navidad

Iba a ser una cena de Nochebuena distinta pero yo aún no lo sabía. La Nochebuena Sovietica estaba a punto de pasar y yo estaba allí.

Estuvimos comprando las cosas que nos encargaron en un centro comercial.

Ir por la calle con el frío y la humedad no era agradable.

Bajo cero por la noche y sobre cero en el día era la peor combinación.

El frío y la humedad te pinchaba los huesos. Si al menos hubiéramos estado a -3 la humedad se hubiera congelado y habríamos estado mejor pero a 1 sobre cero se está francamente mal.

La cena de Navidad

Comimos fuera y volvimos a casa.

Ella llevo todo a casa de su abuelo y yo quedé en casa.

Me sentía como una sorpresa a punto de ser abierta.

Habíamos quedado a las 19:00hrs para cenar.

Teniendo en cuenta que a las 15:00 hrs ya es noche cerrada a las 19:00hrs es buen momento para empezar la cena después de llevar ya 4 horas de oscuridad.

El cuerpo reacciona a las horas de luz y te sorprendes al ver que te da sueño y cuando miras el reloj aún es temprano, pero la oscuridad afecta a nuestro bioritmo, que duda cabe.

Antes muerto que sencillo

Me voy para la ocasión con una corbata y una americana. Estaba guapo!

Ella se puso un jersey de cuello alto blanco, una falda y unas botas. Estaba hermosa.

Salimos de su piso y anduvimos medio kilómetro abrazados para ayudarnos a no resbalaron el hielo.

Por fin llegamos a nuestro destino y allí me ocurrió lo que nunca pensé que me ocurriría.

Llegamos a casa del abuelo los dos como un pincel.

Superarreglados!!

El abuelo era más alto que yo y fuerte!

Me extendió su mano y me saludo con un “prialna patnakomitxa” que venía a ser un encantado de conocerte.

Me ofrecía la derecha para estrechar mi mano y con la izquierda sostenía unas zapatillas de estar por casa.

Pero esto que es!!!???

Yo había estado eligiendo con sumo cuidado mi vestimenta y ahora tenía que ponerme unas babuchas? Me parecía ridículo!!

 

La mire y le dije ” WTF!! what is this ?”

Ella contestó con su dulce voz:

“If you refuse he can fell offensed”

La traducción sería que si rechazaba el ofrecimiento podría sentirse ofendido, así que a regañadientes acepté.

Me sentia ridículo con aquellas babuchas!!! No había pasado por esa humillación en mi vida! Pero ella me miraba y sonreía con lo que acepté que no era para tanto.

La cena y el vodka

Ella se sentó junto a mi para ir indicándome lo que debía hacer en cada momento.

Estaba ante el patriarca de la familia y las formas deben ser respetadas.

El abuelo bebía vodka como buen ruso pero lo que no sabía era que cada vez que el bebiera yo tendría que beber también!

Eso es una regla de oro! Me advirtió ella, si él te pone vodka tú no puedes rechazarlo para no ofenderlo. Sería considerado una falta de respeto! Y debes beber de un trago brindando y mirándolo a los ojos!

Madre mía!! Yo soy español!!!! No sé si aguantaré!

El abuelo abrió una botella de medio litro de vodka y puso en dos vasos.

Me ofreció y yo acepté.

Lo miré a los ojos y dije: nazdarovia!

Bebí de un trago!

Era el primero! Guau!! Que fuerte!

Ella me aconsejó comer algo justo después del trago, un trozo de tomate, un pepinillo o algo con el objeto de no emborracharse.

Negué!! Yo no me iba a emborrachar por uno sólo! Pero cuando le dije esto y me volví al abuelo me di cuenta de que me había llenado el vaso de nuevo!

La miré con cara de circunstancia y entendí.

Bebí de un trago nuevamente pero esta vez comí un pepinillo. Me esperaba lo peor.

Aquí hubo una tregua de 5 minutos durante los cuales estuvimos charlando de varias cosas y ella traducía todo.

Cayó otro chupito! Y a los 5 minutos otro!! Madre mía!! Aquel hombre era capaz de beber vodka al mismo ritmo que mi abuelo bebía su vino!! Pero claro con una graduación de x10 veces más!!

Comencé a sentirme alegre y eufórico!

Otro chupito! Y otro! Y ya ella me dio un aviso: tienes que ir parando o no podremos ir a salir de fiesta.

Empecé a parar el ritmo con el abuelo pero el abuelo me cambió de tercio.

Ahora el nazdarovia se convirtió en nie pasashock que viene a significar ” el último” por lo que no pude negarme.

Y a los 5 minutos otro nie pasashock!! Esto era un laberinto! No podía escapar de aquella espiral!!

Ya hacía rato que había abierto la segunda botella y como si de un boxeador a punto de caer de bruces durante el asalto se tratase fui salvado por la campana.

Vámonos! Dijo ella!

Eran ya las 22:30 hrs, habíamos cenado y era hora de irse a algún club!

El abuelo estaba como una rosa! Pero yo salí bastante nockeado de allí.

Lo que nos pasó entonces te lo cuento en la próxima entrada.

Te la vas a perder?

CAPT. 1 La luz me cegó desde El Este
CAPT. 2 Y llego la Reina delSur
CAPT 3. El Sur no brilla, Andalucía sencillamente deslumbra!!
CAPT 4. Granada enamora a todos tus sentidos
CAPT 5. La noche de Granada es de los universitarios
CAPT 6. La Costa del Sol
CAPT 7. Por primera vez juntos….en la nieve
CAPT 8. La gran cena rusa de Navidad
CAPT 9. La Soviet Party es demasiado soviet hasta para mi

 

Si te gustó, Compartelo!!

2 comentarios sobre “La gran cena rusa de navidad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *