Efraín Wachs fue un corredor argentino de gran palmares en las competiciones en categorias de edades avanzadas. Su lema? correr es vivir.

Efraín nació en Argentina y a la edad de 80 años se convirtió en un profesional del atletismo de su categoría.

Efraín decía que a partir de los 50 el cerebro pierde volumen y la única forma de combatirlo era con actividad física.



Participó en competiciones a lo largo de todo el mundo ya a edad avanzada y daba clases de atletismo a mayores.

Vaya personaje!!
Pura resiliencia!puro optimismo ante la vida!!

Quería llegar sin problema a los 110 y descansar a los 120 pero problemas de salud le alcanzaron en marzo de 2016.

Había participado en competiciones de 100, 200, 400, 800, 1500, 5000 y 10.000 metros aunque estas dos ultimas ya no las disputaba.

Y cada maestrillo tiene su librillo!!!

Efraín también tenía su secreto!

Descansaba sus 8 horas sin despertarse y hacia siestas ocasionales.

Desayuno

“A mi edad y como corro, tomo mucha leche descremada. La acompaño con cuatro galletitas Quaker, con queso descremado y miel”

Almuerzo

“Ensaladas, frutas y otra taza de leche”

Cena

“Sandwich con queso descremado”

Queso a punta pala…descremado pero queso al fin y al cabo.

De Efraín me quedo con su lema completo:

“Andar es salud y correr es vivir”



Efraín, donde quieras que estés eres todo un ejemplo de como encarar la vida, de como exprimirla, de como aprovecharla como si cada minuto fuera el último.

A todas las preguntas de los periodistas sobre si dormía mucho el siempre decía que no tenía tiempo! había que aprovechar!!

TOTALMENTE DE ACUERDO!!

La vida pasa y cada día que se va es un día menos! no puedes andar esperando a que….a que?? aprovecha!!! estás bien hoy!!! no sabes como vas a estar mañana!!

Aprovecha todos y cada uno de los minutos de esta vida y encara positívamente.

Está comprobado estadística-mente que la gente positiva, optimista, que cree que todo va a salir bien vive mas años que los negativos y gruñones que solo se quejan de lo malo que es el mundo.

Mira el vaso medio lleno en lugar de medio vacío.

Aprende la lección de gente como Efraín.

[sbscrbr_form]