Capt 2.- Con decisión y coraje.

Fui a por el segundo curso con decisión y coraje. Ese año aprobé 10 asignaturas.

En tercero aprobé 6  asignaturas en junio.

Solo quedaban las mas difíciles, ahora no podía dejarlo. Estaba cansado de alternar trabajo con estudios pero si lo dejaba ahora seria un estúpido.

Hasta este momento había disfrutado superándome día a día pero llegado a este punto tenia que terminar lo que había empezado, me había convertido en lo que entre amigos llamé un estudiante por huevos.

El cuarto año lo dedique a barrer todo lo que me había ido quedando suelto para acabar Diplomatura.

No tenía prisas, mi solvencia económica estaba garantizada por mi empleo habitual.

A estas alturas  cada día estudiaba  más horas y con mas rendimiento. Estaba ON FIRE!

Mi objetivo de terminar la Diplomatura con decisión estaba cada día mas cerca.

El ultimo año fue bastante duro ya que las que habían ido quedando eran las mas difíciles, por tanto requerían un esfuerzo especial.

Ese año ya estaba conviviendo con mi esposa la que fue absolutamente fundamental en el logro de mis éxitos

Hubo varias veces en las que estuve a punto de renunciar y siempre estuvo ella ahí para darme ánimos y apoyo.

Había que acabar lo que se había empezado.

animate!

A estas alturas la situación era que seguía trabajando a jornada completa, ya no tenia piso de estudiantes y para acabar y no dejar sola a mi pareja en casa tenia que ir y venir en el mismo día de la facultad.

Ya no iba cuando libraba.

Tenia que ir a las clases especialmente de las que quedaban así que me estaba comiendo 800 kilómetros semanales por ir 3 días a la semana.

Un palizón que tuvo su recompensa….ACABE LA DIPLOMATURA.

La vida volvió a la normalidad.

Estar en casa, librar y quedarse en casa, salir por ahi, entrar….

Pero ya no era el mismo, me había habituado a otro tipo de acción, era como si me faltase algo donde ocupar mi mente y pronto empecé a tener de nuevo inquietudes.

Mi cuerpo me pedia accion

Llamadas-a-la-acción

Junio de 2007….

El haber terminado la Diplomatura en Maquinas Navales y no haber probado laboralmente lo que había estado estudiando con tanto sacrificio me trajo una frustración que solo podía mitigar probando a trabajar.

En los albores de la crisis, mi hermano, que había estudiado conmigo, consiguió entrar en una naviera como becario y nuevamente a rebufo de mi hermano me planteé la posibilidad de alternar mis obligaciones laborales  con el año de becario, así que eché los papeles en la misma para intentar entrar también de becario.

Y…..BINGO! a la semana me llamaron para formar un equipo de becarios con vistas a futuro.

FANTASTICO!

Por fin iba a probar lo que estudié! Un nuevo reto!

Ahora el reto era compaginar 2 actividades laborales a las que no se podía faltar, de forma que implante un sistema de turnos con mis compañeros de mi empleo habitual  complementario con mi hermano en la naviera que me permitiese asistir a los dos sitios!

Tanto en un sitio como en otro hice concesiones a los compañeros que no estaban muy de acuerdo y al final logre convencerlos a todos, y así conseguí unos turnos de semanas alternas en las que una semana acudía al barco por las noches y otra de día a la navegación.

La empresa me pagaba una tercera parte de lo que percibía en mi empleo habitual en concepto de dieta, pero yo estaba allí para aprender, me conformaba con que ese dinero me sirviera para combustible del trayecto diario entre mi casa y el buque.

becario

Pronto vi que allí  había una clara diferencia entre 2 grupos: los del puente y los de abajo, y eso a mi me gusto, yo quería estar arriba también, pero para ser Jefe debía hacer primero la Licenciatura.

Y una vez mas, a rebufo de mi hermano, en Septiembre de 2007, después de 2 meses como alumno, me volví a matricular.

Ahora la cosa quedaba mucho más apretada: barco y trabajo habitual en  semanas alternas, y algún día suelto tenia que ir a la Facultad.

Estaba seguro de que podía hacerlo.

En Julio de 2008, un año mas tarde, había terminado mi año de becario. Estaba cansado. Mucho más! agotado!

Así que me dije que ya conocía suficiente lo que había estudiado y me desembarqué.

Fue entonces cuando la compañía, que estaba muy contenta con mi rendimiento, me ofreció quedarme trabajando como Tercer Oficial de Maquinas triplicándome el salario inicial .

JODER!!!!

Si había aguantado por casi nada ahora era mi oportunidad de recuperar un poco del capital invertido en mi formación!!, así que seguí compaginando!

En 2009 la empresa apostó por mí con decisión.

Me ascendieron a Segundo Oficial pagándome un poquito menos del doble de lo que venia cobrando.

Subida libre
ascensor social

Definitivamente mi interés ya había cambiado.

El trabajo realizado en los buques cada día me absorbía mas, me gustaba y las posibilidades de futuro se iban materializando.

Los emolumentos que percibía de mi empleo habitual se reducían a casi la mitad de lo que ganaba en la naviera.

Pero la estabilidad de mi posición en tierra pesaba mucho. Seguía compaginando.

Hasta el momento aguantaba pero en todo momento era consciente de que mi cuerpo en algún momento diría BASTA…..pero mientras no lo dijese aguantaríamos.

Necesitaba recolectar dinero suficiente para mi gran boda.

Habíamos elaborado un presupuesto  y no teníamos suficiente. Pedimos un crédito y había que pagarlo.

Era el evento de nuestra vida y no podíamos escatimar.

Teníamos una traductora español-ruso, animadora (TAMADA), autobuses para ir de la ciudad de RIGA al Castillo de Birini….en fin….un follón!!! pero salió bien.

FB_IMG_1471767342491

FB_IMG_1471767356972FB_IMG_1471767351904

El peso de las obligaciones era difícil de llevar pero se llevaba.

Era otro golpe mas en un costal que empezaba a dar señales de agotamiento.

Carrera de la rata

Si te gustó, Compartelo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *