Capt 9.- El duelo necesario

Cuando hay una terrible pérdida el periodo de duelo es hoy día un convencionalismo pero cuando sufres directamente el duelo es recomendable y necesario.

Después de toda la historia del despido de MAERSK volví a navegar pero ya nada era igual.

No navegaba por devoción como en mis inicios no.

Navegaba por necesidad de mantener una familia y afrontar gastos.

De forma paralela interpuse demanda contra MAERSK por despido improcedente y adeudo de cantidades.

Fuimos al acto de conciliación y la empresa se comportó de forma altanera y mirando por encima del hombro.

No aceptaban negociación.

Me habían despedido y me habían dado 4 perras.

Yo era una mosquita cojonera para ellos.

No es no!

despedido_655x492

Pasó el tiempo hasta el juicio en el que estuve navegando y el 7 de enero decidí desembarcar.

Según la fecha asignada para la vista judicial seria mi primer día en desempleo.

Durante los casi 5 meses que estuve navegando experimente una especie de abandono.

No me sentia en mi ubicación.

Me faltaba justamente eso, mi sitio.

Esa sensación de no saber estar en el sitio adecuado, mezcla de incomodidad y desasosiego me abordaba a todo lo que encaraba.

Estaba en una etapa de duelo pero no sabía que lo estaba.

Desde mi desembarco hasta el juicio estuve preparando las pruebas acusatorias y el juicio.

Transcribí todas las conversaciones.

Corté las pistas.

Las limpie.

Las ordené por orden de gravedad.

Para el juicio citamos a 3 testigos:

2 compañeros dispuestos a testificar a mi favor y el tercero fue todo un acierto.

Decidimos llevar como testigo al manager que realizó el mobbing directamente sobre mi.

Esto fue toda una sorpresa que rompió sus días de tranquilidad y lo sumió en una ansiedad de la que no sabía escapar según me contaron gente cercana.

15 dias antes de la vista anunciamos al juez que nos había tocado de la existencia de grabaciones probatorias del mobbing.

El juez informó a la otra parte y comenzaron los días de cagalera para J.C

Estaba desorientado.

Sabia que le venía una ostia pero no sabía por donde.

Entonces el teléfono de mi abogada comenzó a sonar.

La cantidad que ofrecían para no ir a juicio era cada vez mayor.

Ahora mi respuesta fue

NO Es NO!

Tenía 2 vistas pendientes, una por improcedencia y otra por cantidades.

Y yo y mi apatía ante la vida fruto del duelo no tenía ganas de alargar el proceso.

La patada en los huevos me había dolido tanto que lo único que quería era cerrar esa puerta de una vez por todas para el resto de mi vida.

despido02

Los abogados de MAERSK estaban ofreciendo cada vez más dinero para no ir a juicio así que me impide una cantidad a la que si llegaban aceptaría y cerraría de una vez la puerta.

Horas antes del juicio se llegó a esa cantidad:

Si en un inicio mi despido fue X euros lo que me estaban ofreciendo los abogados para no ir a juicio ahora eran 10X.

Me di por pagado y cerré la puerta PARA SIEMPRE

Fue un descanso.

Hasta que tuve una charla con una antigua compañera de la Facultad a ña que me encontré de casualidad.

Estuvimos charlando y le conté toda mi historia

Quizás no debí hacer tal o cual cosa…quizás no debí decir esto…

NO! Me dijo ella. -Tu has defendido TU DIGNIDAD! pero has sido tonto! A mi me pasó algo similar y también contacté con los grandes jefes de la multinacional pero en lugar de pedirles ayuda directamente les dije que o me despedían con 70.000€ o los denunciaría por acoso. Y me los dieron!

Me quedé estupefacto

Yo había sido honesto ella en cambio había sido más espabilada. Que bien!! Me alegro por ella.

Esa charla me caló

Me caló tanto que vislumbre que todo lo que me pasaba era que estaba sumido en un proceso de duelo.

Su frase en la que me dijo que no me sintiera mal que yo había defendido mi dignidad fue un bálsamo tal que me hizo efecto al instante!

Vi claramente que todo ese tiempo estuve sumido en un duelo propio del sentimiento de culpabilidad que tenía en mi interior.

Ver que no había sido yo el único que había probado los sabores del neoliberalismo, el sentirme identificado con alguien en una causa, el reconocimiento por parte de alguien de que lo único que yo había hecho fue defender mi DIGNIDAD me reconfortó al instante!

Lo vi todo claro! Fue un bálsamo de Fierabras!

El duelo había durado casi justo un año pero ya por fin y de un golpe seco se había acabado.

Ahora veía todo con otros ojos.

Ahora quería VENGANZA.

Carrera de la rata

Si te gustó, Compartelo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *