Invertir en los hijos es hacerlo también en tu salud

Hay muchas formas de invertir en los hijos pero no todas son las correctas ni las adecuadas y ten claro que de hacerlo mal lo pagarás el resto de tu vida pero lo que es peor es ese error también les afectará a ellos. 

Veo a diario a padres en la puerta del colegio  y también a madres que hablan de lo bien que juegan sus hijos al futbol.

Mientras hablan de las actividades físicas de sus hijos es muy fácil darse cuenta de la parcialidad al hablar pues destacan aspectos extra deportivos.

Al oir a muchos padres se entiende la pasión al hablar de sus retoños pero muchas otras veces se ve  claramente  que existe un trasfondo económico de interés.

Esto ocurre especialmente cuando hablamos de fútbol y es que hay muchos padres que en el fondo no buscan una educación deportiva o un hábito saludable sino que aspiran a que su hijo pueda “comer” del deporte.

Honestamente debo confesar que desde mi punto de vista esto no es lo que yo entiendo como invertir en los hijos.

Cómo invierto en la salud de mis hijos de una forma correcta?

Cuando se mezcla deporte con deporte profesional se pueden confundir muchos conceptos y especialmente el niño no es en muchas ocasiones capaz de discernir entre lo que más le conviene.

El deporte, desde un punto de vista saludable, es una actividad necesaria y complementaria al desarrollo de los niños. Esto es una evidencia que no vamos a discutir, pero hasta donde es sana la competitividad?

La competitividad en el deporte es algo que te hace esforzarte por mejorar  y superar tus marcas pero…. no siempre somos capaces de transmitir esto a nuestro hijos …o si?

Mis  hijos: Una niña de 5 y un niño de 7

Desde que eran muy muy pequeños mis hijos siempre han sido muy activos físicamente.

El niño se arrancó a andar con 11 meses y la niño un mes antes!! sí!!! con 10 meses ya la llevaba a caminar por el caminito junto al río que pasa cerca de casa!

camino del rio Pícaro

El niño quiso jugar al tenis con 5 años y evidentemente la niña fue detrás con tan solo 3.

De esa afición temprana surgió un hábito de ir a “jugar al pádel” en la pista de nuestra urbanización donde pasaba horas con ellos recogiendo pelotas…. los pobres no daban ni una!!

Pero allí, armado de paciencia, iba un día y otro y otro….

Para el deporte lo importante es el hábito!!!

Al año siguiente el niño quiso ir a jugar al futbol con sus compañeros de clase.

Para mi el futbol es un bello deporte contaminado por el dinero de los medios audiovisuales que lo ensucian demasiado, de forma que no me gustaba mucho la idea.

Aguantó 6 meses!

La competitividad infringida por los padres, las exigencias de los padres con el  entrenador  y el tener que desplazarse a horas muy tempranas para disputar los partidos fuera de casa  los fines de semana nos hizo considerar seriamente la posibilidad de abandonar esa actividad claramente intoxicada y tóxica para los peques.

 

“Que no se te escape!!! Pártele la pierna!!!”

Esta frase típica en el mundillo del fútbol nos estaba claramente mostrando que aquella actividad no era la que queríamos para nuestro hijo.  Especialmente cuando estas frases iban dirigidas a niños de 7 , 8 y 9 años.

Nos cambiamos al Atletismo

Más barato, horario no intempestivo y mucho mas sano que el aire viciado del mundillo del fútbol.

Nuestro hijo calentaba, estiraba, hacía ejercicios durante una hora y tan contento!!!

En los días sin actividad teníamos varias opciones deportivas en familia:

  • Nos íbamos a “jugar” pádel
  • o bien nos íbamos a patinar, disciplina en la que mi hijo es todo un portento.

Y así a los 7 años decide compaginar Atletismo con Hockey!!

Hockey sobre patines

La agenda extraescolar para este año queda configurada con lunes, miércoles y viernes atletismo y martes y jueves Hockey.

A mi me encanta la idea!

Este año empieza ya a traer deberes a casa y aún es muy pequeño, solo 7 años, por lo que no es fácil sentarlo a realizar la tarea y el otro día por primera vez tuvimos que usar el deporte como moneda de cambio.

Si no haces los deberes no vamos hoy al patinaje

Mano de Santo!! Al momento y sin rechistar cogió su cartilla y empezó a leer. Genial!!!

Nadie le ha hablado nunca de las posibilidades de jugar en un equipo a nivel profesional, no ve ningún deporte televisado porque se aburre, no tiene ídolos deportivos que desprendan imagen de éxito asociado a dinero….sencillamente le hemos educado a hacer actividades físicas por su bien y por el nuestro!

Y hoy he recogido frutos por primera vez!

Hoy es sábado y mis hijos querían jugar al pádel.

Hacía tiempo que no jugábamos pues lo hacemos sólo a demanda de ellos.

Jugamos como siempre pero hoy hubo algo distinto.

Yo, me pongo en mi campo acompañado de la niña que las fallaba casi todas y el niño juega sólo en el otro campo contra nosotros 2.

Pero hoy algo distinto! la niña no fallaba tanto y los saques casi los clavaba todos!! fue una sorpresa!! pero lo mejor vino de parte del niño!

Estuvimos haciendo intercambios de pelota sin fallos durante más de 15 raquetazos!! en las veces anteriores nunca pasamos  de 5!

Hoy 15! y vuelta a empezar y otras 15!!!

Fue el primer día que disfruté jugando a pádel con mi hijo de 7 años pero lo mejor de todo es que rápidamente me dí cuenta de que lo que empezamos a sembrar desde pequeñito está empezando a dar sus frutos y eso, para mi, es un gran motivo de orgullo.

Vamos bien!

Si te gustó, Compartelo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *