Metformina sin diabetes año y medio después

Llevo ya más de año y medio tomando metformina a diario y a medida que evoluciono debo ir adaptándome a los cambios. Entro de lleno en la fase III

Desde que empecé con esto de la metformina he pasado por diferentes fases y cambios adaptativos no solo en dosis sino también en vida complementaria.

Todo quedó reflejado en la sección metformina en diferentes entradas, CLICK AQUI,  pero ya hacía tiempo que no escribía al respecto.

Hoy me decidí a escribir debido a los últimos cambios.

Metformina HCL

Después del verano la actividad física aún no ha sido completamente restablecida.

Las obligaciones laborales y el verano aún hacen difícil alcanzar los niveles previos al verano pero en cuanto a la metformina sí que ha habido evolución.

Metformina y la  Nueva posología

La dosis estaba marcada en los 500 mgrs diarios previos al desayuno.

Concretamente 30 minutos antes y aunque la dosis no la he tocado sí que he cambiado el momento de la toma.

La metformina afecta a tu intestino y atrofia las vellosidades intestinales encargadas de absorber el azúcar.

Yo ya me había hecho talibán del azúcar hacia mucho tiempo.

Había recogido los efectos de la restricción de azucar hasta pasar el síndrome de abstinencia.

Ahora que había perdido peso y había conformado una dieta libre de azúcar era hora de seguir tomándola pero sin restringir los azúcares que te aportan azúcares de índice glucémico alto como el pan en la hora del desayuno.

Especialmente después de la sesión matutina de entrenamiento.

Como ya conté en anteriores entradas, CLICK AQUI,  desde la llegada de los calores del verano  salía a correr por la mañana antes del desayuno, en ayunas

Los resultados eran buenos.

Las marcas se iban superando y mi peso se aguantaba en una zona muy muy buena.

Por un lado quería estar delgado pero sin parecer escuálido.

Habiendo llegado a los 72 kilogramos de peso consideré que 75 era una buena zona donde estar ágil y fuerte.

Un término medio

  • No necesitaba restringir a tope los azúcares ya de por sí pocos que comía.
  • Estaba entrenando provocando autofagia.
  • Necesitaba regenerar lo destruido durante los entrenos

Por esas razones he optado por seguir tomando metformina pero en lugar de 30 minutos antes del desayuno hacerlo justo en el momento de empezar a desayunar!

Podríamos decir que mi rutina ahora era.la siguiente:

Días de entreno:

  • Café al despertar. Salir a entrenar y después de ducharme tomar metformina con el día

Dias sin entreno:

  • Tomar café al despertar y tras dejar a los niños en el cole desayunar con té verde acompañando unas tostadas de pan sin gluten con ajo, aceite, tomate y sal. Por supuesto con 500 mgrs de metformina.

Que conseguía tomándola al mismo tiempo que el desayuno?

Conseguía que algo de azúcar sí llegaba a mi organismo! Pero no hablo de azúcar como tan sino de azúcares  contenidos en el pan por supuesto acompañado de manteca (grasas indispensables) y una loncha de jamón cocido (proteína).

Esta forma de comer me está funcionando y bien por el momento.

Solo queda esperar a que pase el tiempo suficiente para volver a expresar mi opinión.

Es evidente que no es lo único que tomo pero cuando tienes una rutina y un estado general homogéneo durante todos los días en cuanto cambias algo ya sabes que si algo cambia en tu funcionamiento se debe a.ese cambio concreto y ya llevo varias semanas haciendo esto y por ahora voy bien.

Ya te contaré más dentro de 6 meses a ver qué tal.

Si te gustó, Compartelo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *