Oficina, espalda y dolor unidos de por vida

Relación de palabras que has entendido a la perfección. Todas están relacionadas  pero el eje central de la entrada  sería la última, el dolor.

Recordáis el dolor de espalda del que tardé más de un año entre diagnóstico y recuperación?

Aquel dolor de espalda que me producía tanto dolor e incapacidad estuvo originado por una contractura en el cuadrado lumbar.

Esa contractura tenía un origen claro.

La postura en la oficina.

Estar sentado tantas horas genera tensiones en la columna vertebral que deben ser compensadas por los músculos.

Cuando uno de esos músculos trabaja demasiado tiempo se contractura.

Sería como que se queda cogido.

Después de mucho tiempo contracturado sin circulación de sangre renovadora llega el dolor.

Evitar el dolor

Para evitar el dolor tienes que frenar la evolución de la formación de la contractura.

Puedes evitarlo interrumpiendo su formación en cualquiera de los estadios, por ejemplo:

No permanecer sentado tanto tiempo en la oficina

Andar cada cierto tiempo

Mantener una postura correcta.

Estirar la espalda diariamente tan solo unos minutos.

Recibir una sesión de masaje preventivo ayuda  pero seamos honestos. Eso poca gente lo hace.

Mi esposa y su trabajo en la oficina

En semanas alternas salgo a entrenar con mi esposa y hablamos de muchas cosas de las que en casa con la presión constante de los niños no tenemos tiempo de comentar.

Me decía que le dolía la espalda y me explico sus síntomas .

Eran clavaditos a los míos

  • Agacharse y no poder reincorporarse al ir a bañar a los niños!
  • Falta de  engrase!!!
  • Trabaja en oficina, sentada, y nunca estira.

Tiene todas las papeletas para que le toque la lotería del cuadrado lumbar.

Encima cada vez que llega de entrenar nunca estira de forma que si no estira músculos en las piernas después de una sesión de running imagínate ya la espalda.

Le comenté que tenía que hacer yoga y se echó a reír, exactamente igual que cuando la invité a dejar de fumar.

Habrá que idear un plan.

Al igual que cuando conseguí hacerla que dejase de fumar ahora tenía que volver a conseguirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *