Siempre pensé que el pádel era un deporte demasiado light, así como el golf, que no requiere un esfuerzo intenso. Para mi el pádel era el tenis de los viejos.

Hoy cometí un pecado capital y necesitaba una purificación física ademas de espiritual. Mi pecado era uno de los pecados capitales de Dante. La gula.

Mi mujer hace repostería fantástica, sin gluten y sin conservantes, todo natural.

El problema es que lleva azúcar …pero quien le dice que no se lo come si le ha puesto la misma alma en hacerlo?

Estaba obligado a probarlo…pero es que ademas estaba tan bueno….mmmmm…

Y tras el delicioso manjar vino el senti
do de culpabilidad. era inevitable. Me sentía fatal conmigo mismo. Ahora solo cabía una forma de expiación, una forma de purificación. Quemar cuanto antes esa azúcar

La purificación vino en forma de partido de pádel.

El niño no tenia ganas de ir a patinar que era lo que a mi me apetecía y la niña tampoco. Querían ir al parque de la urbanización donde tenemos una zona recreativa infantil y una pista de pádel.

El niño me pidió jugar un partido y me pareció que quizás era una buena opción.

Mis hijos habían estado apuntados a tenis como actividad extra escolar hacia 2 años de forma que teníamos raquetas y pelotas. Tenia hasta una raqueta de pádel que alguna vez había usado.

Arrancamos a jugar sin reglas, los niños aun son demasiado pequeños para reglas.

Casi siempre fallan y con las paredes del pádel el juego es mucho mas entretenido porque no te tiras tanto tiempo recogiendo pelotas sino que al jugar sin reglas lo único que hay que hacer es devolver el golpe y listo.

Jugar al padel con la niña era un poco desesperante.

El niño respondía las pelotas pero la niña la pobre no daba ni una (tiene 4 añitos) y el juego se interrumpía bastante pero pronto se canso y dijo que se iba al parque de juegos justo al lado. Al mismo tiempo una niña de 8 años preguntaba si podía jugar. Y ya venia con su propia raqueta!!!

Le dije que sí! que se pusiese junto a mi hijo y jugáramos  ellos 2 contra mi.

Ahora el partido cambio totálmente.

La niña hacia unos saque muy buenos, luego respondía bien a veces pero mi hijo sí que las respondía casi todas así que fuimos repitiendo todo el tiempo la misma combinación unas veces dábamos 4 otras 6 golpes y así….Sacaba Isabel, respondía yo y echaba a mi hijo, mi hijo respondía y yo pasaba de nuevo a Isabel GUAU!!! vaya lote de correr que me di!

Les aguanté mas o menos una hora de partido. Con la camisa empapada pedí el tiempo y di por finalizado el encuentro.

BUEN PARTIDO!!

Cuando los niños se fueron a dormir después de cenar me encontraba recargado y aproveche para ir a correr un rato.

A la postre ese dia se convertiría en mi record personal de pasos en mi pulsera cuantificadora.screenshot_2016-10-02-23-21-18-160_com-xiaomi-hm-health

….ya en la próxima entrada contaré que otro factor adicional me hizo ponerme las pilas ademas de comerme ese maravilloso bizcocho que preparó mi esposa.

Si te gustó, Compartelo!!