Turismo activo en Sevilla

La visita a Sevilla no iba a ser precisamente un descanso. Una ciudad tan grande y tan bonita no podía recorrerse en bus y a veces ni siquiera andando. Hoy arrancó una nueva modalidad para mi, el turismo activo.

Como conté en la entrada visitar Sevilla sin gluten nuestro itinerario era quizás un poco fuerte para los peques pero tengo que reconocer que se portaron como campeones.

Una vez llegamos al hotel dejamos las maletas y con solo dos mochilas y una cámara de fotos nos fuimos a nuestro primer punto a visitar: el parque María Luisa.

El parque María Luisa es, literalmente inmenso!



Directamente pensé que teníamos muchas cosas que ver  y no nos podríamos entretener así que con ver la Plaza de España era suficiente, pero no! Allí habían unos cuatriciclos que se podían alquilar por 20 € media hora y así hicimos!

Con el cuatriciclos le dimos dos vueltas al parque! Vimos todo lo que había que ver en el parque, los edificios y jardines! Y además pedaleando! Media hora intensa!
40-001

Cuando pasamos por segunda vez por el control aún nos quedaba media hora y decidimos coger un nuevo itinerario por el que nos perdimos.

Cuando faltaban 5 minutos para devolver el carro no sabíamos volver así que la opción era volver por donde habíamos venido a toda pastilla!

Entregamos el carro a tiempo pero acabe con la espalda sudada a tope! Tanto mi esposa como yo le dimos caña a tope animados por la niña especialmente, papá a tope!!!

Una vez acabamos en el parque tocaba comer y anduvimos un rato hasta llegar al establecimiento sin gluten.

En el mapa todo parecía más cercano pero Sevilla es mucha Sevilla

Segunda parte del dia:

Tras una comida intensa fuimos a la puerta de Jerez paseando.

El tiempo era muy apacible. 20 grados y soleado. Sin viento.

Nos dirigimos a la puerta de Jerez andando nuevamente. Mientras los niños no se quejasen tanto la madre como yo estabamos mentalizados para andar mucho.

img_20161015_180228

En nuestra travesía hacia la parte tradicional y turística pudimos disfrutar de la belleza de una ciudad emblemática. ABSOLUTAMENTE todo parecía diseñado y enfocado al turismo. La ciudad se vendía de una forma asombrosa por si sola.

Una vez allí teníamos la opción de ir hacia la Torre del Oro, visita y fotito giro y para la Catedral.

La Catedral  majestuosa junto a la Giralda y a pocos metros el Alcázar Real y el Archivo de Indias.

Todo pegadito y visitable! Las calles limpias y arregladas! Sin tráfico!Solo el tranvía! Muy moderno y en el que los niños querían montar. Lo dejamos para la vuelta la parque.

Ahora lo siguiente era ir a metropol a ver el parasol gigante!

img_20161017_215254

Ahi la madre comenzó a quejarse un poco de cansancio. Era normal. Ya eran las 19:00 y no habíamos casi parado.

Hasta el parasol tardamos casi media hora y allí descansamos tomando un té ante aquella obra de la época burbujista.

Ahora teníamos que volver a plaza nueva para coger el tranvía y volver al parque.

Para este trayecto tuvimos que pasar por la calle Velázquez y la calle Sierpes.

La multitud de gente y las tiendas y todo lo que se puede ver en una ciudad cosmopolita se daba cita allí.

Esta vez anduvimos casi 45 minutos más para llegar ya de noche a la plaza del Ayuntamiento donde subimos al tranvía rumbo al parque donde teníamos nuestro coche aparcado.

Al llegar al hotel estábamos reventados .

Ducha y cama sin mucha dilación. A las 23:00 horas sorprendentemente ya estaba casi dormido.

Que paliza de dia.

Comimos bien pero a buen seguro todo se quemó.

Los niños ya en el hotel aún seguian jugando. Juventud divino tesoro! La madre y yo estábamos derrotados pero satisfechos.

Aún nos quedaba el Domingo la visita a Isla Mágica que iba a ser otra paliza.

Te lo vas a perder ?

Si te gustó, Compartelo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *